“Todo lo que deseas está al otro lado del miedo”

¿Comenzamos?

Tan sencillo como el pensar que aquello en lo que te concentras en tu vida crece. Aquello en lo que piensas se expande y aquello en lo que insistes determina tu futuro. Tus PENSAMIENTOS dan forma a tu MUNDO.

¿Quieres adelgazar? ¿Aprender a comer? ¿Acelerar el metabolismo? ¿Aumentar la autoestima? ¿Mejorar tu calidad de vida? ¿Reducir el estrés? o ¿Permitirte lucir toda esa ropa que tanto te gusta? ¿Sabías que hay factores emocionales que pueden ayudarte a adelgazar?

Para bajar de peso se necesita mucha disciplina, pero los factores psicológicos pueden hacer que tu alimentación se guie principalmente por tus emociones y no por tus necesidades nutricionales, lo cual y por este motivo, te cueste más trabajo adelgazar.

5 FACTORES EMOCIONALES CLAVE PARA ADELGAZAR

1. Cambia tu manera de pensar: De las tripas nace la alegría.

Está más que comprobado que los pensamientos desencadenan emociones, las emociones, acciones y las acciones, resultados. Este punto es vital para empezar con el pie derecho cualquier cambio en tu vida. Antes de iniciar cualquier cambio en tus hábitos nutricionales piensa en todos los aspectos positivos que conseguirás con ello.

Apostar por una vida sana y saludable es apostar por el mejor de los futuros.

¿Sabes cual es la diferencia entre hambre y apetito?

Hambre: Sensación que indica la necesidad de comer o escasez de alimentos básicos que causa carestía y miseria generalizada o apetito y deseo de algo. Se presenta gradualmente y se puede posponer. Se satisface con cualquier alimento y cuando se finaliza no urge el seguir. HAMBRE REAL.

Apetito: Impulso instintivo e intenso que lleva a una persona a satisfacer necesidades o deseos. De difícil control, aparece de repente y urge calmar. HAMBRE EMOCIONAL.

2. Fíjate una meta.

Cuando uno no tiene un plan, se convierte en el plan de otro. Los objetivos cuando son realistas, factibles y alcanzables son mucho más gratificantes. Uno de los factores emocionales para adelgazar es ejecutar una lista de lo que deseas alcanzar cambiando tus hábitos nutricionales.

Establecerse metas acompañadas de un plan de acción y fijarse limites temporales es, sin ninguna duda, lo que nos permite alcanzar nuestros sueños.

EL éxito de cualquier ser humano depende de lo claro que tiene lo que quiere, como y cuando lo va a conseguir.

¿Quieres evolucionar exterior e interiormente?

Vive, come sano y sé feliz.

3. Los números no envejecen.

“O lo que es lo mismo, no te obsesiones con tu peso”.

Muchas son las veces que nos obsesionamos con cuánto pesamos. Lo más recomendable es pesarse una vez por semana, siempre el mismo día y a la misma hora. Recuerda que todo lleva su tiempo, tienes que ser paciente.

¿El secreto? Tratar de fusionar lo que quieres, con lo que sientes y con lo que realmente crees que mereces. Yo lo llamo el QSM.

Si hay algo en lo que no estoy para nada de acuerdo con Doña medicina triste, aburrida y convencional, es en que la pérdida de peso es un proceso lento cuando se hace bien. Los cambios radicales en la alimentación y en el estilo de vida pueden provocar verdaderos estragos en nuestro organismo.

No te preocupes excesivamente por el número de calorías que ingieres. Practica deporte. Evita los pensamientos sobre el peso y dieta y jamás te compares a los demás.

Al fin y al cabo “La vida no es un concurso de belleza”.

4. Haz ejercicio.

Morir joven lo más tarde posible o al menos esa es la intención. Las personas mayores de 70 años que llevan 50 haciendo ejercicio muestran un estado físico comparable al de una persona saludable de 40 años.

Existen muestras evidentes y científicas que demuestran que una vida activa físicamente puede proteger, frente al cáncer y otras enfermedades cardiovasculares. Además, la actividad física contribuye a mantener el peso en los límites óptimos y adecuados.

¿Por qué es sano hacer ejercicio?

Porque no importa la edad a la que comiences a realizarlo, siempre obtendrás numerosos beneficios frente al sobrepeso, al estrés, a tu estado de animo y como no a tus relaciones sociales.

Fabricar hormonalmente dopamina y serotonina mientras practicas tu deporte favorito es sin lugar a dudas, una de las claves de mayor éxito para la consecución de tus objetivos.

5. Márcate un horario.

Para alcanzar tus objetivos de bajar de peso es necesario que seas muy disciplinado con tus horarios de comidas. Empieza a pensar que momentos del día te favorecen para cuidar tu alimentación y ordena tus ingestas con el objetivo de evitar cualquier tentación con algún antojo.

Equilibrar bien tus tiempos es equilibrar bien tu vida.

Advertencia

El uso indiscriminado de dopamina y el amor por lo que hagas te puede llevar a conquistar todo aquello que te parecía imposible a la vez que adelgazas a ritmos incomprensibles.

Albert Tester: mitad nutricionista y mitad interruptor humano.

 

¡Contáctame!

Solo para Valientes

Compártelo en Facebook

WhatsApp: 647 749 727